Reflexion breve

"La gran mayoria de las personas que he conocido que se dedican a los juegos de guerra históricos, no tienen veleidades militaristas, no ensalzan la violencia y, salvo algún despistado, tampoco se consideran historiadores amateurs. Pero casi todos admiran el valor de los guerreros y los soldados de un pasado al que prefieren ver como mas heroico y glorioso que este prosaico presente y a casi todos les gustan muchisimo los uniformes, las formaciones y las maniobras en el lúdico campo de batalla pues saben que todas las bajas regresan sanas y salvas a su caja o a su vitrina a la espera del proximo encuentro." Me parecio un buen comentario para compartirlo con todos, que proviene de un blog amigo http://juegosdehistoria.blogspot.com/



domingo, 15 de marzo de 2015

impetus batallas de enero, 2* parte

Luego de la humillante derrota contra los nuevos enemigos del norte, rápidamente tuve que recomponer mi ejercito para enfrentar una nueva invasión cartaginesa comandada por el patriarca Pablo, que con un ejercito de 300 puntos intentaba arrasar nuestras tierras.
Mi ejercito estaba formado por tres unidades dobles de hoplitas (una con la banda sagrada, y otra con el general) 3 caballerías medias, una de peltastas y cuatro hostigadores.
El invasor formaba con 3 unidades simples de lanceros, 3 unidades dobles de galos,3 hostigadores y 3 caballerías.
El campo de batalla tenía dos montañas que formaban un pequeño valle en el flanco izquierdo.

 mientras las infanterías avanzaban para chocar en el medio del campo, las caballerías cartaginesas avanzaban una por el valle y otra por el extremo para intentar flanquear mi ejercito.

 mientras mi flanco izquierdo maniobraba para enfrentar la amenaza del las caballerías, mi CM del flanco derecho cargaba contra el flanco cartagines formado por lanceros y el centro avanzaba lo suficiente para que los galos impetuosos se descontrolararn y se lanzaran a la carga!!
La banda sagrada, con una asombrosa tranquilidad cerraron filas rechazaron y destruyeron a los galos hasta desbandar el ejercito.