Reflexion breve

"La gran mayoria de las personas que he conocido que se dedican a los juegos de guerra históricos, no tienen veleidades militaristas, no ensalzan la violencia y, salvo algún despistado, tampoco se consideran historiadores amateurs. Pero casi todos admiran el valor de los guerreros y los soldados de un pasado al que prefieren ver como mas heroico y glorioso que este prosaico presente y a casi todos les gustan muchisimo los uniformes, las formaciones y las maniobras en el lúdico campo de batalla pues saben que todas las bajas regresan sanas y salvas a su caja o a su vitrina a la espera del proximo encuentro." Me parecio un buen comentario para compartirlo con todos, que proviene de un blog amigo http://juegosdehistoria.blogspot.com/



domingo, 2 de octubre de 2016

Sábado descontracturado

Ayer por la tarde nos dimos el lujos de armar una partida de escaramuza con el motor de S.o.b. ambientada en la época victoriana, y que mezclaba realidad con terror, que fue para morirnos de risa.
4 bandas distintas y variopintas fueron a la búsqueda de un cofre que se encontraba en el medio de la mesa sin saber que encontraríamos en su interior.
La primera banda al mando de Suppa (un matador de vampiros, un tirador, un viejo extravagante y su guarda espalada) comenzaron lentamente a recorrer el camino.
La segunda banda al mando de  Borda (frankestein, un niño scout!, un perro, y un ladronzuelo) avanzaron con más velocidad pero rápidamente se olvidaron del objetivo y se entretuvieron haciendome la partida difícil a mi y mi banda (la tercera), 
buscadora de tesoros y compuesta por el líder de la expedición, 
un tirador, 
un fiel perro (Fidel) 
y un boxeador desocupado armado con una granada.
Y la cuarta banda, al mando del Dr Golob, proveniente de lo más oscuro del fondo del tamesis, venía con un vampiro, un zombi, un mafioso tirador y una rata mascota.
Los perros fueron los que avanzaron más rápido en los primeros turnos, seguidos por el boy scout y fue por  eso con el perro de Borda se le hecho encima a Fidel, que logró rechazar su ataque y tirarlo al piso, para luego matarlo de un mordisco. Mientras el boy scout se acercaba al cofre pero activaba una bomba que no lo mataba pero lo echaba al piso. Mientras la banda de Suppa seguía arrastrándose lentamente por el camino y asomando al tirador a distancia de tiro del cofre.
Por el otro lado el vampiro de Golob era el único de su banda que le imprimía velocidad al juego, y tan fue así que cruzó volando una zanja y se acercó al cofre.
Al ver muerto a su perro, Frankestein se fue encima del valiente Fidel, pero este aguantó la embestida cubriendo a sus dueños lo suficiente para que en cosa de unos segundos Fidel se escabullera del peligro y el boxeador lanzará la Granada a la misma frente de Frankestein.
La explosión levantó una nube de polvo, que cuando se disipó dejo ver nuevamente a Frankestein de pie, pero más tonto de lo de costumbre!!.
Mientras el boy scout era muerto por el vampiro y a su vez el vampiro era tumbado (no lo podíamos matar, con nada, salvo el cazador de vampiros) junto al cofre, pero la banda de Suppa se negaba a moverse con la rapidez necesaria.
Rodeando una casilla logramos escabullirnos del lento de Frankestein, mientras veíamos como el vampiro se levantaba y comenzaba a arrastrar el cofre.
Mientras la banda de Suppa seguía negándose a avanzar, Frankestein perdiéndose en el bosque, y los compinches de Golob moviéndose a gatas en la oscuridad, Fidel acató la orden del líder y salió corriendo tras el vampiro, mientras el boxeador, para el asombro de todos, mataba de un golpe al guardaespaldas de Suppa al verlo apuntar contra Fidel.
La carrera contra reloj arrancaba. El tirador de Suppa aprovechó el sacrificio de Fidel que logró detener al vampiro y hacerle largar el cofre para defenderse, para tumbarlo no antes de que el vampiro matara al perro. El aullido de dolor de Fidel, encolerizó al resto de la banda, que de un disparo certero mataron al ladronzuelo que quería detenerles la marcha y se echaron a correr tras el rastro del vampiro.
Muy atrás y saliendo del bosque Frankestein se sumaba a la carrera.
Los turnos que siguieron fueron disparar contra el vampiro (para ese entonces su capa parecía un colador) mientras continuábamos acercándonos para robarle el cofre.
Pero cuando nos habíamos acercado en forma peligrosa por detrás nuestro apareció Frankestein, y mató al boxeador en dos turnos, haciendo chequear mi moral, con tan mala suerte que el resto de mi banda se salió de la mesa y no volvió.
La banda de Suppa se enfrentó al fin al maton mafioso y al zombi con bastante éxito mientras el tirador seguía tumbando al vampiro, que había sido detenido delante del umbral que lo salvaría.
En eso aparece nuevamente Frankestein por  detrás, y mata al viejo de Suppa, mie tras el tirador y el cazador de vampiros ya están en un combate cuerpo a cuerpo con el vampiro, que falla sus tiradas y la de la oportunidad a Frankestein para que lo embista. 
Ese revuelo aprovecha el tirador para salir corriendo con el cofre y reclamándo la  victoria, ya que la luz del sol asomaba ya en el horizonte.