Reflexion breve

"La gran mayoria de las personas que he conocido que se dedican a los juegos de guerra históricos, no tienen veleidades militaristas, no ensalzan la violencia y, salvo algún despistado, tampoco se consideran historiadores amateurs. Pero casi todos admiran el valor de los guerreros y los soldados de un pasado al que prefieren ver como mas heroico y glorioso que este prosaico presente y a casi todos les gustan muchisimo los uniformes, las formaciones y las maniobras en el lúdico campo de batalla pues saben que todas las bajas regresan sanas y salvas a su caja o a su vitrina a la espera del proximo encuentro." Me parecio un buen comentario para compartirlo con todos, que proviene de un blog amigo http://juegosdehistoria.blogspot.com/



lunes, 17 de octubre de 2016

Mercenarios.

El ejército Húngaro andaba corto de fondos por sus últimas y frustadas correrías por Brandeburgo y Baviera, cúando  recibió la propuesta desesperada del duque de Brunswick de defender sus tierras a cambio de un suculento tesoro de la invasión del osado rey ingles Eduardo Vigo 1, que viendo a la naciente liga Hanseática como una próspera empresa, la quería para él.
Hacia las tierras bajas linderas al mar del norte se dirigió la pobre Horda húngara para enfrentar a este nuevo enemigo y escribir así, una nueva página en su saga.
En un campo lleno de pequeñas granjas se encontraron estos dos mundos opuestos preparados para enfrentarse por el vil metal.
Sin conocer las tácticas inglesas, los húngaros vieron la posibilidad de flanquearlos por la derecha y allí fue que concentraron a sus CL.
Mientras en el centro se acomodaba sus FL, T y CP detrás.
Los ingleses por su parte colocaron sus 6 unidades de T de arco largo! por delante de sus FP dobles y CP intercaladas.
Los primeros avances húngaros fueron frenados por los disparos a larga distancia de los arqueros ingleses, que con su puntería comenzaban a ganar respeto.
Mientras las CL del flanco derecho se mandaban hacia adelante en busca de un flanco descubierto.
Pero la velocidad del avance se vio entorpecido por los campos recién  sembrados,
y aunque pudieron eliminar a  una unidad de tiradores, no pudieron esquivar la carga de la CP inglesa, que eliminó a una y se trabo en combate con otra de la CL, mientras la restante seguía el plan inicial.
Mientras en el centro los flechas inglesas mantenían a raya al resto de los húngaros que recibían cada vez impactos.
Por suerte para los húngaros la iniciativa no fue sólo inglesa, y pudieron gozar del primer movimiento varias veces.
Mientras la CP y la CL trabadas en combate se eliminaban juntas, la CL restante daba un rodeo a un pequeño monte y amenazaba, más con susto que con impactos, a la retaguardia inglesa, que ya no pudo, estarse tranquila por el resto de la partida.
En el centro los T húngaros se dispersaban sin haber podido disparar una sola flecha, y la distancia entre ambas líneas comenzaba a acortarse dado el avance general de la línea inglesa.
Ese desbande hizo que la línea húngara se reorganizara y acortara y fuera en búsqueda del choque para terminar con esos malditos disparos.
Al acortar la distancia mis S y FL lograron impactar a una Unidad de T ingleses
y al turno siguiente hacerla desbandar, con lo que el centro inglés quedaba a descubierto la CP del rey que debía avanzar por ser impetuosa.
Ese avance fue protegido por el flanco por una unidad doble de FP que avanzó más por miedo a la CL de la retaguardia que por coraje, mientras por el otro flanco las unidades restantes de T ingleses hacían blanco en los pobres húngaros restantes.
El choque no se hizo esperar, y el rey ingles enfrentó y desbandó a los húngaros restantes que había en su frente, una FL y una CL, mientras la FP avanzaba y desbandaba a la S que tenía por delante.
La derrota húngara era inminente, pero...
Los cuernos resonaron y los Hermanos en armas (CP) dieron una furibunda carga que freno el avance del rey inglés.
Instantes después le tocó a los mercenarios alemanes (CP) que se unieron a la mele causando más bajas a la unidad inglesa.
Mientras el conde Húngaro hacia lo propio contra los FP que tenía por delante y la CL restante escapando de los T cruzaba todo el campo y atacaba a la otra unidad de FP inglesa.
En la sucesión de combates que le siguieron el Rey Vigo se llevó la peor parte y se desbandó con su unidad, mientras su infantería sufría muchas bajas, en la mele que siguió al choque.
Las esperanzas de una victoria inglesa se desvanecían como agua por la mano, mientras el sol se escondía en el horizonte.
Los Pobres Húngaros habían salvado al duque de Brunswick y con ello llenado sus alforjas de oro, dejando un campo regado de flechas y cadaveres.
Excelente batalla.