Reflexion breve

"La gran mayoria de las personas que he conocido que se dedican a los juegos de guerra históricos, no tienen veleidades militaristas, no ensalzan la violencia y, salvo algún despistado, tampoco se consideran historiadores amateurs. Pero casi todos admiran el valor de los guerreros y los soldados de un pasado al que prefieren ver como mas heroico y glorioso que este prosaico presente y a casi todos les gustan muchisimo los uniformes, las formaciones y las maniobras en el lúdico campo de batalla pues saben que todas las bajas regresan sanas y salvas a su caja o a su vitrina a la espera del proximo encuentro." Me parecio un buen comentario para compartirlo con todos, que proviene de un blog amigo http://juegosdehistoria.blogspot.com/



domingo, 1 de diciembre de 2013

batalla de impetus en el 2 evento de wargames de buenos aires

Esperando con Bernohm que terminen el combate de Dh, el gran verde nos invito a jugar Impetus y aceptamos con gusto. Aquí sufriríamos mis dados cargados hasta convertirnos en unos carniceros de nuestras propias tropas.
La mesa no estaba decorada para poder estar bien concentrados en el juego ;), según nos explico el gran verde!!! dueño de estos hermosos y excéntricos ejercitos.
Tuvimos que pasar por un sorteo en el medio de la batalla, y esperar que uno de los generales rivales terminara con la parte social del evento.
La batalla la libraban ejercitos italianos del renacimientos, con piqueros suizos, ballesteros, arcabuceros, gendarmes a caballo, caballeros y unos pesados cañones. Bernohm y yo compartimos el mismo ejercito dividido en dos mandos, él el de la derecha con la caballería y la artillería yo el de la izquierda con infantería.
El primer turno arranco bien con las activaciones ya que arrancamos nosotros dos seguidos, pero los dados comenzaron a operar en nuestra contra ya que el primer tiro que sufrí me genero tantas bajas que tuve que chequear moral, y en este juego la moral se chequea con números . . . bajos! Y claro afuera mi unidad de ballesteros.

 En el segundo turno, la tendencia siguió igual, Bernohm cargaba con los gendarmes con una victoria y un empate, mientras yo cargaba con una unidad de mis piqueros suizos y desbandaba a una unidad de hostigadores, pero en la replica seguía recibiendo bajas para chequear con tan mala suerte que sacaba un 6 justo con la unidad de mi comandante, por lo cual debería haber terminado el juego, pero el Gran verde decidió reiterar la tirada y continuar la partida, ya que esto era una demostración del juego. Esta intervención divina, sin embargo no cambio la ecuación de los dados en la partida. Los piqueros suizos comenzaron a sufrir cargas y disparos y sus filas comenzaron a mermar, mientras por la derecha una unidad de gendarmes se retiro del campo y dejo un agujero en nuestras lineas que el enemigo aprovecho para cagar de flanco con su caballería a mi otra unidad de piqueros.


En el próximo combate de los piqueros mi comandante resucitado cayó prisionero (gracias a mis queridos dados altos) sin afectar lo suficiente la moral de mis unidades que siguieron combatiendo, un par de turnos mas. El enemigo aprovecho el espacio entre las unidades de Bernohmy las mías para flanquear a mis piqueros y seguir destrozandolos
 

Mientras Bernohm intentaba una carga desesperada con la otra unidad de gendarmes que destruyo a una unidad de caballeros pero se quedo sin nafta.
En el turno siguiente las bajas ocasionadas en las meles decretaron la perdida de la batalla ya que habíamos perdido mas de la mitad de las unidades.
En resumen, un buen y ágil reglamento que deberé seguir jugando. Nuevamente debo agradecer al organizador de las partida, Pablo el gran verde en este caso, que nos explico y ayudo a llevar este combate singular.