Reflexion breve

"La gran mayoria de las personas que he conocido que se dedican a los juegos de guerra históricos, no tienen veleidades militaristas, no ensalzan la violencia y, salvo algún despistado, tampoco se consideran historiadores amateurs. Pero casi todos admiran el valor de los guerreros y los soldados de un pasado al que prefieren ver como mas heroico y glorioso que este prosaico presente y a casi todos les gustan muchisimo los uniformes, las formaciones y las maniobras en el lúdico campo de batalla pues saben que todas las bajas regresan sanas y salvas a su caja o a su vitrina a la espera del proximo encuentro." Me parecio un buen comentario para compartirlo con todos, que proviene de un blog amigo http://juegosdehistoria.blogspot.com/



sábado, 21 de abril de 2012

Devolución tardía

Esto lo escribio me hermana, que tuvo la suerte de ir!

Devolución tardía


Corría 1971, Lanuse había sido designado como presidente por las fuerzas armadas. Era todo un caudillo militar, un "presidente de facto". Mis papás habían comenzado a cursar su quinto y último año del secundario. El 69 había pasado, dejando sus aires del cordobazo hacía un tiempo. Eran momentos difíciles para ser adolescente. Bajo las dictaduras todo es difícil. En otros lugares del planeta flotaban fuertes vientos de cambio. Los 60`s habían dejado muchas ideas en los jóvenes, buscar más igualdad, mas libertad, fraternidad.



Como dije, mis papás cursaban su último año en la escuela secundaria y el régimen militar se imponía también en las aulas. Mi viejo iba al Comercial nº3 "Hipólito Vieytes" y usaba el uniforme que la escuela pública exigía y rendía sus materias a la vez que practicaba deportes y tenían miedo. En esa época, la pileta de natación cubierta del Vieytes estaba en todo su esplendor. Sin embargo, la opresión del gobierno y de los adultos, en los jóvenes egresantes que no dejaban pasar ni un centímetro de más de pelo, era agobiante.



En el fin de año, tal vez como una parte de la euforia del egreso, hubo una revuelta en la esquina de la escuela con los egresados. Todo el colegio alentaba de las ventanas. Los celadores intentaban atrapar a los problemáticos para entrarlos al colegio y poder echarlos debido a los disturbios que habían ocasionado. Llegó la policía, todos corrieron y se dispersaron, nadie fue capturado. Pero no fue gratis. A esta generación de egresados nunca se les entregó el título con un acto formal. Tal vez fue la forma con la cual el rector demostraba su autoridad. Lo cierto es a que todos estos egresados (5 divisiones) y a sus familiares les robaron el acto de entrega de diplomas, ese momento emotivo que es una bisagra, el cierre de una etapa. Solamente los padres pudieron acercarse al colegio para que les entregaran un certificado de estudios completo. Así fue como mi viejo se recibió de perito mercantil en 1971.



Lanuse prosiguió con su dictadura hasta el 73, luego fue electo Campora que terminó renunciando, paso Lastiri, volvió Peron, lo sucedió su viuda y llegaron mas dictadores y una tristisima historia. En todos esos años esos adolescentes fueron convirtiéndoos en jovencitos que trabajaban, que estudiaban, tenían sueños, se dejaban el pelo largo, usaban pantalones "pata de elefante", escuchaban Almendra, Sui Generis, Vox Dei, Los Gatos, Los Beatles... soñaban con un mundo mejor y creían que era posible. Habían pasado por momentos de dureza y dictadura que esperaban haber dejado atrás. Pero los sucesivos presidentes terminaron en un nuevo dictador y ahí algunos de estos jóvenes comenzaron a callarse mas, a vivir con más miedo y opresión. Los que no lo hicieron, desaparecieron. Y también algunos de sus amigos, o quienes estuvieron en algun lugar equivocado en un momento inoportuno.



Bueno, esto pasó hace ya muchos años. Mis nonos no vieron como su hijo recibía el diploma del secundario. Sin embargo hoy, esta noche que acaba de pasar, en un gesto simbólico del colegio Vieytes a sus egresados 1971, les devolvieron algo. Hoy, junto a mi cachorro acompañamos a mi papá a recibir su título de perito mercantil junto a muchos de sus compañeros. Para los desaparecidos de esta generación desde esta mañana el colegio tiene una placa con los nombres de estos jóvenes egresados. Fue un acto emotivo, raro, extraordinario, necesario.



Lo genial, lo mágico fue que esta devolución necesaria, tardía y merecida le dio la oportunidad a muchos nietos e hijos, entre los cuales me incluyo, de entregarles a nuestros padres algo de su juventud. Me emocionó mucho poder darle ese simple papel tan postergado.



Y ahora me quedo pensando en todas las cosas que esta sociedad se cree con el derecho de robarnos, como una simple manera de demostrarnos su poder autoritario. Ojalá que aprendamos, no se como masificarlo, pero ojalá que aprendamos y nunca mas nadie nos venga a robar nada, ninguno de los momentos que nos pertenecen.
 
aqui la entrada original
http://desdece.blogspot.com.ar/2012/04/devolucion-tardia.html